¿Qué se te pasa por la cabeza cuando descubres que tu hijo tiene dificultades de aprendizaje?

DOT-lee-libro-2-1.gif

Las dificultades de aprendizaje se pueden manifestar en diferentes momentos de la vida escolar del niño. Y casi nunca la sorpresa es rotunda. En la mayor parte de los casos, el descubrimiento de problemas en el aprendizaje está precedido por algunos indicadores como la ansiedad hacia la escuela, dolores de cabeza y de barriga psicosomáticos, problemas con los deberes y un etcétera más o menos largo.

Cómo gestionar los trastornos en el aprendizaje del niño

Así, confirmar el hecho que tu hijo o hija sufre algún trastorno del aprendizaje desencadena una serie de emociones que es necesario conocer y saber gestionar.
Cuando descubres que tu hijo tiene dificultades de aprendizaje se producen cambios en tu esquema personal y familiar de cómo deberían ser las cosas. Y luego necesitamos activar un proceso de adaptación al cambio.

Hay estudios que identifican 5 etapas que siguen nuestras emociones para ayudarnos en la adaptación al cambio:

1. Shock/sorpresa: no nos lo acabamos de creer, a pesar de las sospechas.
2. Negación/negociación: buscamos excusas que puedan rechazar la realidad de lo que estamos viendo.
3. Ansiedad/tristeza/culpa: aquí empieza el proceso de aceptación, pero con sentimientos muy controvertidos que aún no nos permiten actuar.
4. Aceptación/asimilación: proceso de entender y asumir la nueva realidad y cómo nos puede afectar.
5. Acción: buscamos maneras de resolver el problema. Buscamos información y pedimos ayuda, por ejemplo.
Todas las personas pasamos por estas fases, a veces más rápido y otras veces no tanto. Es importante saber que no nos podemos saltar ninguna: emocionalmente es importante vivirlas para poderlas dejar atrás y acercarnos a la verdadera aceptación, que es lo que nos permitirá empezar a trabajar hacia la solución.

La importancia de un buen acompañamiento

El acompañamiento de un niño con diferencias de aprendizaje depende mucho del talante de la familia.
La paciencia, el tacto, la búsqueda de recursos, la constancia, entre otros, serán aspectos a gestionar a partir de las necesidades que surjan.

Aprender a identificar y liderar tus emociones hará que el cambio te resulte más fácil de gestionar. También será una herramienta fundamental en el acompañamiento a tu hijo o hija, que permitirá minimizar la frustración y emprender las acciones y las actitudes más adecuadas.

¿Y tú? ¿En qué etapa estás?

Natalia Mellado
Psicóloga

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Entradas relacionadas

Resumen de este post

En Glifing hemos desenvolupado un método genial que nos permite entrenar las habilidades lectoras a través del juego.
Glifing está indicado para cualquier edad, desde los primeros años de acceso a la lectura hasta la edad adulta.
Nuestro objetivo es que leer sea divertido y así acercarte al éxito académico y personal que todos merecemos.

Qué dicen sobre Glifing
¿Quieres vivir la experiencia Glifing?
ReadUp o cómo convertir la lectura en juego

¿Tienes alguna duda? sugerencia? reseña?

Ⓒ Copyright - Glifing 2020