Todo el que tienes que saber sobre TDAH en niños. El trastorno por déficit de atención e hiperactividad

DOT-lee-libro-2-1.gif

TDAH en niños y la educación: enfoque en la lectura

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad, TDAH en niños es una afección neuropsiquiátrica que se manifiesta principalmente en la infancia y puede continuar en la edad adulta. Afecta tanto a niños como a niñas, aunque es más frecuente en los varones. El TDAH se caracteriza por un patrón persistente de dificultades para mantener la atención, hiperactividad e impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo.

Los niños con TDAH también pueden tener dificultades por su baja autoestima, las relaciones problemáticas y el bajo rendimiento escolar. El TDAH en niños y adolescentes plantea desafíos significativos en el ámbito educativo, especialmente en el proceso de aprender a leer, una habilidad fundamental para el éxito académico y personal. La lectura es una actividad compleja que requiere concentración sostenida, memoria de trabajo y la capacidad de seguir instrucciones, todas ellas,  áreas donde los niños con TDAH pueden enfrentar dificultades.

El diagnóstico del TDAH se basa en una evaluación exhaustiva que incluye observaciones, entrevistas con los padres y maestros, y el uso de cuestionarios y escalas de valoración. Es crucial descartar otros los trastornos que pueden presentar síntomas similares, como los trastornos del sueño, la ansiedad o los problemas de aprendizaje.

 

Características del TDAH

 

  • Dificultades para mantener la atención: Los niños con TDAH pueden tener dificultades para concentrarse en tareas o juegos, a menudo cometen errores por descuido, parecen no escuchar cuando se les habla directamente, tienen problemas para seguir instrucciones y completar tareas, y suelen perder objetos necesarios para las actividades diarias.

En el caso de la lectura, pueden tener dificultades para mantener la atención mientras se lee, lo que les impide seguir el hilo de la historia o, incluso, las instrucciones del profesor si están escuchando dicha lectura. Esta falta de atención sostenida puede llevar a una comprensión incompleta o incorrecta de los textos.

 

  • Hiperactividad: Se manifiesta a través de movimientos constantes y excesivos. Los niños con TDAH pueden moverse constantemente en su asiento, correr o trepar en situaciones inapropiadas, tener dificultades para jugar tranquilamente y hablar en exceso.

          La tendencia a moverse constantemente y actuar sin pensar puede interferir en las actividades de lectura en el aula. La hiperactividad puede hacer que les resulte difícil permanecer sentados y concentrarse en una página durante un período prolongado. 

 

  • Impulsividad: Se refiere a actuar sin pensar en las consecuencias. Los niños impulsivos pueden interrumpir conversaciones, invadir el espacio de los demás, tener problemas para esperar su turno y realizar acciones arriesgadas sin considerar el peligro.

          La impulsividad puede llevarlos a apresurarse en la lectura, omitiendo palabras o frases importantes.

 

  • Memoria de trabajo: Es crucial para la decodificación de palabras y la comprensión de oraciones completas. Los niños con TDAH a menudo tienen dificultades con la memoria de trabajo, lo que puede afectar su capacidad para recordar y procesar lo que han leído.

 

Niños y adolescentes con TDAH

Causas y tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Las causas exactas del TDAH no se conocen completamente, pero se cree que son multifactoriales, incluyendo:

  • Genética: El TDAH tiende a ser hereditario, lo que sugiere un componente genético significativo.
  • Factores ambientales: La exposición prenatal a toxinas, el consumo de tabaco o alcohol durante el embarazo, y el bajo peso al nacer pueden aumentar el riesgo.
  • Factores neurológicos: Diferencias en la estructura y funcionamiento cerebral, especialmente en áreas relacionadas con la atención y el control del comportamiento.

 

 

El tratamiento del TDAH es multidisciplinario y puede incluir:

 

  • Medicamentos: Los estimulantes como el metilfenidato y las anfetaminas son los más comunes y han demostrado ser efectivos. También se utilizan medicamentos no estimulantes como la atomoxetina.
  • Terapia conductual: Ayuda a los niños a desarrollar habilidades para controlar su comportamiento, mejorar la organización y cumplir con las tareas.
  • Apoyo educativo: Adaptaciones en el entorno escolar, como tiempos extendidos para pruebas y tareas, así como la instrucción personalizada.
  • Educación y apoyo a los padres: Programas que enseñan técnicas de manejo del comportamiento y cómo establecer rutinas efectivas.

 

El tratamiento no cura el TDAH, sin embargo, puede ayudar mucho con los síntomas. Síntomas que, a veces, disminuyen con la edad, pero que algunas personas nunca superan por completo, aunque pueden aprender estrategias para tener éxito. En cualquier caso, el diagnóstico temprano del TDAH y su tratamiento pueden conseguir una gran diferencia en el resultado.

 

Impacto en la vida diaria de los niños y adolescentes

El TDAH puede afectar significativamente a la vida de los niños y sus familias. Los niños con TDAH a menudo enfrentan desafíos académicos, problemas en las relaciones con sus compañeros y conflictos familiares. Sin embargo, con un diagnóstico y tratamiento adecuados, muchos niños con TDAH pueden llevar una vida productiva y exitosa.

 

Estrategias escolares para niños con TDAH

Para abordar los desafíos académicos y, más concretamente, los que afectan a la lectura, es esencial implementar estrategias educativas adaptadas a las necesidades de los niños con TDAH:

 

  • Instrucción estructurada y multisensorial: Métodos de enseñanza que involucran múltiples sentidos (visual, auditivo, cinestésico) pueden ser muy efectivos. Programas de lectura estructurados que descomponen las habilidades de lectura en pasos pequeños y manejables ayudan a los niños a progresar de manera gradual.
  • Uso de tecnología: Herramientas tecnológicas como software de lectura en voz alta, aplicaciones interactivas, como la que ofrece el método Glifing, y libros electrónicos pueden mantener el interés de los niños con TDAH y ayudarles a concentrarse mejor en el material de lectura. 
  • Ambiente de aprendizaje favorable: Un entorno de clase organizado, con un mínimo de distracciones, puede ayudar a los niños a enfocarse. Asignarles asientos cerca del profesor y lejos de ventanas o puertas puede reducir las distracciones externas. El apoyo de un padre/madre o tutor es muy recomendable en las dificultades de lectura y aprendizaje, y resulta todavía mucho más necesario en niños con TDAH.
  • Refuerzos positivos y pausas frecuentes: Utilizar refuerzos positivos para premiar la atención y el esfuerzo puede motivar a los niños. Incorporar pausas cortas y frecuentes durante las sesiones de lectura puede ayudar a manejar la hiperactividad y a mantener la concentración.
  • Instrucción individualizada: Adaptar las lecciones de lectura a las necesidades individuales de cada niño con TDAH es fundamental. Esto puede incluir tiempos adicionales para completar tareas, lectura en voz alta y apoyo adicional de un tutor o asistente educativo.

 

El papel de los educadores y la familia

El papel de los educadores y la familia es crucial en el apoyo a los niños con TDAH. Los profesores deben estar capacitados para reconocer los síntomas del TDAH y aplicar estrategias efectivas en el aula. La colaboración entre padres y maestros es vital para asegurar un enfoque coherente y de apoyo tanto en el hogar como en el colegio.

Los padres pueden contribuir creando rutinas de lectura en el hogar, estableciendo un ambiente tranquilo para la lectura, y siendo pacientes y comprensivos con las dificultades que pueda tener su hijo. También es importante que los padres participen activamente en las reuniones escolares y estén en contacto constante con los profesores para hacer un seguimiento del progreso de sus hijos y ajustar las estrategias, según sea necesario.

 

Conclusión

El TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) es una condición compleja que requiere una comprensión integral y un enfoque de tratamiento personalizado. La detección temprana y la intervención adecuada son cruciales para mejorar los resultados a largo plazo de los niños afectados por este trastorno. 

El aprendizaje de la lectura para niños con TDAH puede ser desafiante, pero con el apoyo adecuado y estrategias efectivas, estos niños pueden desarrollar habilidades de lectura sólidas. La clave está en un enfoque comprensivo y personalizado que involucre a educadores, padres y profesionales de la salud, trabajando juntos para crear un entorno que promueva el éxito académico y personal de los niños con TDAH. Con comprensión y apoyo, estos niños pueden superar sus desafíos y alcanzar su pleno potencial en la lectura y más allá.

 

 

Montserrat Garcia i Ortiz
Psicóloga especialista en lectura
Creadora del Método Glifing

 

Resumen de este post

En Glifing hemos desarrollado un método genial que nos permite entrenar las habilidades lectoras a través del juego.
Glifing está indicado para cualquier edad, desde los primeros años de acceso a la lectura hasta la edad adulta.
Nuestro objetivo es que leer sea divertido y así acercarte al éxito académico y personal que todos merecemos.

¿Quieres vivir la experiencia Glifing?
Entradas relacionadas

¿Tienes alguna duda? sugerencia? reseña?