¿Cómo mejorar el rendimiento en los estudios?

DOT-lee-libro-2-1.gif

La comprensión en general, y de la lectura en particular, es uno de los principales caballos de batalla de la educación. El esfuerzo de transmisión de todo maestro está destinado a conseguir que sus alumnos entiendan la materia que imparten.

La comprensión lectora: gran clave del éxito académico

En muchas ocasiones existe una gran divergencia entre la capacidad de entender lo que los alumnos escuchan de las explicaciones de sus maestros, y la capacidad de comprender lo que leen. Es por ello que es imperativo que la comprensión lectora sea enseñada de forma explícita durante la primaria.
Según explica Isabel Solé (1994), la lectura es un proceso interno e inconsciente, que tiene como objetivo la comprensión del texto y la construcción de ideas sobre el contenido. Para conseguir este objetivo, la lectura debe ser individual y precisa, con la posibilidad de avanzar y retroceder sobre el texto, para poder detenerse, pensar y relacionar la información nueva con el conocimiento previo.

Según el análisis de María Eugenia Dubois (1991), existen tres concepciones teóricas acerca de la comprensión lectora:
1. La primera de ellas se refiere a la comprensión como una serie de habilidades que permiten extraer la información del texto. Para ello es necesario saber descodificar, conocer el significado de las palabras y entender las conexiones entre las mismas. Esta concepción deja al estudiante en una posición pasiva, dado que el significado está en el texto y él debe descubrirlo.
2. Teoría interactiva. Es el modelo psicolingüístico de Kenneth Goodman (1982) y se refiere a que la comprensión de un texto es una tarea en la que los lectores utilizan sus conocimientos previos para interactuar con el texto y construir nuevos conocimientos.
3. Teoría transaccional. Desarrollada desde el campo de la literatura por Louise Rosenblatt (1978) y que parte de la base de que un texto es un texto diferente para cada lector. Cada lector llega con un bagaje y unas habilidades que le permitirán completar el texto según su propia mirada.
Atendiendo a estos tres modelos teóricos, y a nuestra propia experiencia trabajando con alumnos de diferentes edades, en Glifing creemos que la enseñanza explícita de la comprensión lectora debe beber de todos ellos para sacar el máximo partido de cada lectura y ofrecer a los alumnos todas las herramientas necesarias para convertirse en lectores autónomos y competentes.

Así, creemos que los textos deben trabajarse a distintos niveles, los cuales son:

Capacidad de descodificación

Lógicamente, la base para acceder a un texto radica en descodificar la palabra escrita. Además, la descodificación es un proceso que debe estar automatizado, lo cual implica leer con precisión y a cierta velocidad. Una lectura lenta requiere una carga atencional que no podremos dedicar a la comprensión, y bloquea la memoria de trabajo, lo cual sin duda va a dificultar la correcta comprensión del texto leído. Para ello trabajaremos la mecánica lectora: rapidez y precisión.

Conocimiento lingüístico

Una vez descodificadas las palabras, debemos recuperar su significado para poder “ver” de qué nos habla el texto.
Para ello trabajaremos y aportaremos nuevo vocabulario.

Integración de las claves sintácticas

Se trata de entender la relación que se establece entre las palabras. Si decimos “Irene, que me gusta mucho, lleva un collar que no me gusta nada”, tengo que darme cuenta de que “me” se refiere a mí, que el primer “que” se refiere a Irene y el segundo al collar, por lo que Irene me gusta, pero no su collar.
Para ello trabajaremos los conectores y las palabras funcionales.

Memoria operativa

Si conocemos las palabras y la relación que hay entre ellas, deberíamos comprender sin problemas lo que leemos. Pero, atención, para comprender, además, tenemos que ser capaces de mantener activa la nueva información. Por otro lado, la memoria operativa será también la encargada de activar el significado de las palabras, que hemos visto en el punto 2.

Para ello Glifing aporta muchas actividades destinadas a fortalecer la memoria a través del juego. Debemos saber también, que la memoria operativa está también implicada en la capacidad de manejar otras operaciones mentales, como por ejemplo las requeridas para resolver los problemas matemáticos.

Conocimiento previo

El conocimiento previo se refiere a la cantidad de información que manejamos antes de acceder a un texto. Sería el bagaje cultural con el que nos enfrentamos a la lectura y del cual dependerá la cantidad de información que podamos extraer del texto y la capacidad de espíritu crítico que podamos aplicar.

Para ello trabajaremos la activación y la exploración del conocimiento previo, y las inferencias puente, que nos ayudarán a conectar lo que sabemos con la nueva información adquirida. Así como las inferencias anafóricas que nos permiten captar la información implícita.

Ideas clave e idea global

Enseñar a distinguir entre ideas clave e ideas irrelevantes ayudará a poder hacerse una idea global de lo que nos quiere transmitir un texto.

Para ello Glifing trabaja realizando preguntas sobre los textos que centren la atención del alumno sobre aquellos aspectos que son importantes y quitando luz a aquellos que no aportan información relevante.

Apertura mental

El modelo transaccional nos recuerda que cada lector, ante un mismo texto, lee un texto diferente. Su cerebro le procurará una óptica personal que le llevará a construirse una idea propia de lo leído. Los lectores que comparten una cultura común, probablemente crearán imágenes mentales muy similares. Pero aun así, cada uno creará su propia imagen.

Por ello en Glifing proponemos a los maestros que supervisan las tareas de comprensión que sean respetuosos con la imagen mental de cada alumno, y así, procurar entender los diferentes prismas. Esta manera de enfrentarse a la comprensión no solo respeta a cada individuo, sino que enriquece al grupo, cultiva la comprensión y pone en práctica otro de los grandes objetivos de la educación: el respeto a los demás.

Para más información sobre nuestro método contáctanos a través del formulario de contacto.

Montserrat Garcia
Psicóloga especialista en lectura
Creadora del Método Glifing

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Entradas relacionadas

Resumen de este post

En Glifing hemos desenvolupado un método genial que nos permite entrenar las habilidades lectoras a través del juego.
Glifing está indicado para cualquier edad, desde los primeros años de acceso a la lectura hasta la edad adulta.
Nuestro objetivo es que leer sea divertido y así acercarte al éxito académico y personal que todos merecemos.

Qué dicen sobre Glifing
¿Quieres vivir la experiencia Glifing?
ReadUp o cómo convertir la lectura en juego

¿Tienes alguna duda? sugerencia? reseña?

Ⓒ Copyright - Glifing 2020